¿Para qué tanto gimnasio si no te vas a poner como Schwarzenegger? y otras gilipolleces que te dirán